MILÁN\ aise\ – Desde el amanecer hasta la tarde, cinco días para vivir lo extraordinario en lo ordinario, con protagonistas excepcionales de la literatura a la ciencia, de la filosofía a la música y a la poesía: del 13 al 17 de marzo, Milán, en diferentes lugares del ciudad, la primera edición de “ALMA. Festival de Espiritualidad” , promovido por la Universidad Católica del Sagrado Corazón y la Archidiócesis de Milán con el patrocinio del Ayuntamiento de Milán . Todos los eventos son gratuitos previa reserva en el sitio web www.soulfestival.it .

Un sorprendente programa con cincuenta encuentros y citas sobre temas de espiritualidad -entre lecciones y diálogos, espectáculos y conciertos, representaciones artísticas, talleres experienciales, momentos meditativos, actividades para las escuelas- propuesto a través de la visión de diferentes tradiciones y disciplinas espirituales, y desarrollado en torno a al tema subyacente de esta edición «Maraviglia, la víspera de todo» por el comité curatorial compuesto por Luca Bressan, Armando Buonaiuto, Valeria Cantoni Mamiani, Aurelio Mottola, con la participación de un ilustre comité científico.
El festival es posible gracias a los socios principales Intesa Sanpaolo y Humanitas University, al socio CFMT – Centro de Formación en Gestión Terciaria, a la contribución de la Fondazione Cariplo y la Fondazione Rocca, y a Comieco, con el Media Partnership de Rai Cultura y TGR Rai .

El evento se abrirá el miércoles 13 de marzo con la conferencia de Alessandro Baricco «Todo me sorprende» en el Aula Magna de la Universidad Católica y, para concluir, el domingo 17 de marzo «Una voz como un niño», de las Confesiones de San Agustín, con Massimo Popolizio, uno de los intérpretes más apreciados del panorama teatral y cinematográfico, acompañado en la Basílica de San Lorenzo Maggiore por los evocadores cantos de la tradición de Taizé.

Entre estos dos momentos, una intensa alternancia de citas e intérpretes capaces de cuestionar y dialogar en torno a la espiritualidad y el asombro, ofreciéndonos perspectivas nuevas e inesperadas. Serán acogidos en lugares significativos y evocadores, gracias a la participación de importantes instituciones culturales, artísticas, educativas, sociales, laicas y religiosas de la ciudad, empezando por los socios culturales del festival: Fundación Corriere della Sera, Fundación Giangiacomo Feltrinelli, Memorial de la Shoah de Milán, Philo – Prácticas filosóficas, Teatro Piccolo de Milán, Trienal de Milán.

En la base de los cinco días, el deseo de responder al ritmo febril de la ciudad inteligente con una iniciativa que sitúa en el centro la búsqueda de sentido que anima a cada ser humano, intentando sugerir otros ritmos e itinerarios de pensamiento, relaciones y investigación interior. Desde la cena monástica en el Refectorio Ambrosiano – un paréntesis de suspensión y rarefacción para compartir alimentos y escuchar música y lecturas del cuento La fiesta de Babette de Karen Blixen – hasta paseos de asombro y asombro en diferentes lugares de Milán, hasta el encuentro en Amanece en las terrazas de la Catedral, encabezada por Monseñor Mario Delpini, para recordar que cada día es un nuevo comienzo que nos regala la vida.

Entre los invitados al festival, conocidos escritores, filósofos, teólogos y eruditos inspirarán reflexiones y momentos de debate: en el Piccolo Teatro Strehler Massimo Recalcati se centra en el asombro que suscitan los milagros de Jesús en los relatos evangélicos; en la Basílica de San Nazaro de Brolo, el escritor Alessandro D’Avenia ofrece una lección sobre la ambivalencia de la palabra «narcóticos»; El Museo Diocesano acoge la reflexión del filósofo y teólogo Vito Mancuso sobre la necesidad de que los gestores de hoy encuentren bases estables en el frenesí y la exigencia de la performatividad, además del encuentro «Ojos con los ojos vendados en la Tierra», en el que participarán el escritor Paolo Giordano y el cardenal. José Tolentino de Mendonça para hablar sobre el encanto de la naturaleza y su tutela, que es la tutela de nuestra propia vida. También en el Museo Diocesano, Massimo Cacciari dedica una lección al thauma, la maravilla que está en el origen de la investigación filosófica, mientras que en la Trienal de Milán el arquitecto y urbanista Stefano Boeri interviene en el diseño de lugares sagrados a partir de las experiencias. del estudio de valorización de la Estupa Ramagrama, un sitio arqueológico budista cerca de Lumbini, Nepal, y de la Casa de la Familia Abrahamica diseñada en Abu Dhabi por el arquitecto David Adjaye.

Desde sus orígenes, los medios de comunicación son «máquinas de asombro», aparatos para la construcción de experiencias de asombro y encantamiento, para bien o para mal. El sociólogo de la comunicación Fausto Colombo y el historiador de los medios Massimo Scaglioni conversarán sobre este tema en la Fundación Feltrinelli con la escritora y ensayista Cristina Battocletti y Lodo Guenzi, músico, actor de teatro y cine y líder del grupo Lo Stato Sociale.

En la Sacristía de Santa Maria delle Grazie Claudia Baracchi y Gabriella Caramore alternan reflexiones y narraciones, recorriendo la vida y el pensamiento de Simone Weil y Pavel Florenskij, entre las figuras más luminosas del siglo XX. En la Biblioteca Pinacoteca Ambrosiana Romano Madera analiza el asombro en una lección que explica cómo se puede abordar esta experiencia con una disposición psíquica, del alma, que es a la vez original y potencial fruto del ejercicio.

Y de nuevo: ¿por qué es importante hablar de asombro cuando el mundo está atravesado por conflictos tan sangrientos como insolubles? El escritor y poeta Tahar Ben Jelloun habla de ello en conversación con Alessandro Zaccuri. El tema del dolor también es central en el diálogo entre Agnese Moro y Grazia Grena, participantes en cursos de justicia restaurativa, junto al criminólogo Adolfo Ceretti y los juristas Gabrio Forti y Claudia Mazzucato de la Biblioteca Pinacoteca Ambrosiana, que reflexionan sobre el peso de la ‘cadena del mal’ y sobre las aperturas que pueden surgir de encuentros difíciles. El biblista Luciano Manicardi y el psiquiatra Vittorio Lingiardi discuten en cambio otras condiciones que pueden nublar la experiencia de lo maravilloso, como el cinismo, el desencanto, la falta de curiosidad y de deseo, de investigar las raíces de lo que nos impide sorprendernos.

El Memorial de la Shoá acoge los encuentros «Lectura infinita», una lección en la que Alfonso Arbib, rabino jefe de la comunidad judía de Milán, se centra en las chispas de asombro que surgen del estudio de las Escrituras, y del Shabat, el tiempo suspendido, donde Davide Assael , fundador y presidente de la asociación Lech Lechà, y el filósofo Silvano Petrosino reflexionan sobre la necesidad de encontrar pausas de suspensión incluso en la sociedad acelerada de hoy, como ocurre en Shabat, una ociosidad ordenada que ralentiza la vida cotidiana para ver mejor la luz. Se parte de las características de la sociedad actual, en la que parece que todo puede evaluarse según criterios de conveniencia o eficacia, incluso el diálogo entre el monje benedictino Michael Davide Semeraro y el monje zen Carlo Tetsugen Serra que investigan, cada uno a partir de su respectivas tradiciones, la incalculabilidad de la experiencia espiritual, ajena a cualquier escala de medición.

La relación con la ciencia se explora en varios momentos del festival: la Fundación Corriere della Sera acoge el diálogo Maravillarse en tiempos de la IA: emociones y tecnología entre el profesor de psicología de la comunicación Giuseppe Riva y el sacerdote y experto en nuevas tecnologías Luca Peyron; En el campus de la Universidad Humanitas, el discurso de la directora general del CERN en Ginebra, Fabiola Gianotti, amplía los límites del festival más allá del circuito cultural milanés más tradicional: discutirá la maravilla de lo infinitamente pequeño en la física de las partículas elementales; En el Piccolo Teatro Grassi, el inmunólogo Alberto Mantovani habla de la experiencia del investigador científico, compuesta de intentos, fracasos, expectativas y, a veces, maravillosos descubrimientos de los que se hace eco el preludio de la suite n.1 para violonchelo de Bach.
Algunas de las grandes obras maestras del arte, símbolo de Milán, no podían faltar en el centro del programa: en la Sacristía de Santa María delle Grazie, el historiador del arte Pietro Marani y la escritora Melania Mazzucco reflexionan sobre las reacciones del corazón humano ante de lo inesperado, centrándose en la composición de la Última Cena de Leonardo, mientras que en el Castillo Sforzesco el filólogo y crítico literario Carlo Ossola y el historiador del arte Victor Stoichita discuten la belleza inacabada frente a la Piedad Rondanini de Miguel Ángel. La historiadora del arte y directora de los Museos Vaticanos Barbara Jatta con Benedetta Spadaccini en la Pinacoteca Ambrosiana explora en todos sus detalles el cartón de la Escuela de Atenas, la obra maestra de Rafael. En el encuentro Oltrecolore en la Galería de Italia de Milán, museo Intesa Sanpaolo, el teólogo jesuita Antonio Spadaro se centra en las obras de cuatro protagonistas del arte americano del siglo XX: Edward Hopper, Mark Rothko, Andy Warhol y Jean-Michel Basquiat. para quien el color parece constituir un umbral del más allá.

La música también es protagonista, con el NeFesh Trio que te sumerge en los cuentos jasídicos de Martin Buber en el Memorial de la Shoah y con el concierto a oscuras en la Basílica de San Lorenzo Maggiore, donde el fisioterapeuta y musicoterapeuta Wolfgang Fasser, que se convirtió en ciego desde muy joven, conduce al público a descubrir la maravilla que se esconde bajo la oscuridad, acompañado por la música del cuarteto Shalom Klezmer del que forma parte. En la Fundación Feltrinelli L’abième des oiseaux, para clarinete solo, del Quatuor pour la fin du temps de Olivier Messiaen, compuesta en el campo de concentración nazi de Gorlitz, contrapone la intervención del teólogo y musicólogo Pierangelo Sequeri y reabre la contemporaneidad a la maravilla de vibración creativa de la música. Se presentará en el Piccolo Teatro Grassi Unknown Natural, un rito sonoro de y con Mariangela Gualtieri con la dirección de Cesare Ronconi, una nueva producción del Teatro Valdoca.

También hay numerosas visitas guiadas y talleres, como el de Maia Cornacchia que guía a los participantes en dos paseos dedicados a la maravilla que surge en la atención abierta, los de fotografía dedicados a los alumnos del Liceo Agnesi dirigidos por el fotógrafo Pietro Bolonia. , o el taller con la filósofa analista Susanna Fresko, creado en colaboración con Philo – Philosophical Practices, que tiene como objetivo hacer experimentar el gran valor espiritual de esta práctica milenaria a través de prácticas inspiradas en la experiencia del Shabat; También en colaboración con Philo – Prácticas Filosóficas, el laboratorio de práctica artística con el pedagogo y psicólogo Uber Sossi, y el encuentro con Massimo Diana y Marina Vicario, para explorar la práctica de la Compañía de Espiritualidad Laica, una experiencia para cultivar la dimensión espiritual también para aquellos que no se reconocen en una confesión religiosa específica. La Fundación Corriere della Sera abre sus puertas al público con una visita guiada para descubrir el «Espíritu de solidaridad de Milán en el archivo histórico del Corriere della Sera». Visitas al archivo también de la Fundación Feltrinelli con dos citas, la primera dedicada al tema de la tolerancia, la segunda a las publicaciones de la editorial y a las colecciones de la fundación.

El Comité Científico está integrado por Fausto Colombo, Claudia Mazzucato, Massimo Scaglioni, Silvano Petrosino, Giuseppe Lupo, Anna Maria Fellegara, Ivana Pais, Pierangelo Sequeri, Elena Granata, Francesco Castelli. (levante)